Dicen que cuando naces al lado del mar se establece una relación especial con el gigante azul, es muy difícil estar mucho tiempo lejos de él, necesitas tenerlo cerca, olerlo… El mar es como el corazón que late para mantenernos con vida.

Anatomía de una ola ilustra las experiencias vividas a través del viaje físico y espiritual del alma humana.

Las huellas que quedan grabadas en la arena son las cicatrices del alma, aquellas que hablan de la vida, de la memoria, de los recuerdos, del camino recorrido y del que nos queda por recorrer, de los sueños que aún quedan por cumplir, de las ilusiones que nos impulsan a levantarnos cada mañana.

Como una metáfora de la fragilidad de la vida, en el momento menos pensado una ola puede llegar, borrar todas las huellas y llevarse en su retirada todos los recuerdos de una vida.

Una vez más reflexiono sobre el tiempo y la fugacidad del mismo. A través del recorrido por la historia de nuestra vida, de lo que hemos vivido y lo que nos queda por vivir, intento hacer una llamada de atención a disfrutar el presente porque no sabemos lo que nos espera a la vuelta de la esquina.

Picture by GaliaYotova

Picture by GaliaYotova

Vídeo: Anatomía de una Ola_2016

La primera parte de Anatomía de una Ola se presentó por primera vez en el Instituto Cervantes de Sofia (Bulgaria) como parte del programa de Water Tower Art Festival en junio de 2016.

En esta ocasión, se presentan cinco fotografías editadas posteriormente en donde el surco de cada huella ha sido sustituido por un recuerdo de la infancia, del pasado o de nuestros ancestros.

En un momento dado, las huellas abandonan la imagen y transitan por el suelo del espacio expositivo se entremezclan con las olas que en cualquier momento pueden llegar y cambiar el destino.

Puerto de Perlora_2016

Tras esta primera presentación al público, realicé una segunda edición de Anatomía de una Ola con guiños al Land Art. Durante los meses de julio y agosto del presente año 2016, en compañía de mi padre, recorrí las playas de Asturias para tomar las fotografías que componen esta segunda entrega. Para la realización de cada una de las fotos, me pintaba las plantas de los pies antes de caminar por la arena de la playa. Mi intención al realizar esta acción era plasmar la evolución, transformación y desaparición de las huellas como metáfora de una vida en constante evolución. Finalmente tomé las fotografías y a continuación os presento una selección de mis favoritas, las que dan forma a esta segunda parte de Anatomía de una ola.

Visita la tienda

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies